Estás en: Joan Mar...

Foto de Joan Magarit

Actualización: 17/07/2017

Joan Margarit

Poema Relato de madrugada en español y en catalán

En español

Relat de matinada

Relato de madrugada

En la plaza vacía está lloviendo.
Hay un único taxi en la parada.
Es tan larga la espera del taxista.
Apagado el motor,
dentro del coche hace mucho frío.
Se abre una puerta y sube un pasajero
de malhumor, cansado, con la ropa mojada.
Le da una dirección.
Al saltarse un semáforo, le abronca.
El taxista se vuelve murmurando:
Mi hijo ha muerto hace una semana
El pasajero calla y se hunde en el asiento.
Avanzada la noche, sube al taxi
un grupo en plena juerga, y él les dice:
Mi hijo ha muerto hace una semana
Todos nos hemos de morir, contestan,
entre las bromas y las carcajadas.
Acabado el trabajo, en el garaje,
se acerca a la cabina de la radio:
Mi hijo ha muerto hace una semana
La mujer, con los ojos
enrojecidos de cansancio,
le contesta que sí mientras atiende
a las voces mezcladas con el ruido
que van surgiendo desde la emisora.
Esto es, en realidad, un relato de Chejov.
En él cae la nieve, no la lluvia,
y el coche es un carruaje con un bello caballo.
Sé que el taxista no podrá dormir.
¿Y la muerte? ¿Está dentro del puño
que levanta la vida, o es el puño
en el que estamos encerrados?
En la historia de Chejov, al cochero
le queda su caballo para poder contarle
que su hijo está muerto. De repente,
siento que todo está dentro de mí,
que el miedo ya está helándose,
y enciendo un fuego, y todos sentimos su calor,
el taxista, el cochero, tú que me estás leyendo,
yo, mis muertos y Chejov, todos juntos
viendo caer la vida en soledad, como la nieve.
Un tren nocturno cruza, barnizada de rosa,
campos de olivos al alba.
Aquí acabo, cansado, somnoliento
y misteriosamente feliz este poema

 

Relat de matinada

Està plovent damunt la plaça buida.
Hi ha un taxi solitari a la parada.
És tan llarga l´espera del taxista.
Té el motor apagar i fa molt fred.
S´obre uma porta, um passatger mullat,
cansat, de mal humor: dónoa uma adreça.
Quan se salta um semàfor, l´escridassa.
El taxista girant-se, há murmurat:
Fa una setmana que el meu fill és mort.
El passatger, callat s´enfonsa em el seient.
Avançada la nit, en pujar um grup
De passatgers de gresca, ell els diu:
Fa una setmana que el meu fill és mort.
Tots ens hem de morir, han contestat,
entre bromes pesades i riotes.
A l´hora de plegar, ja em el garatge,
s´acosta a la cabina de la ràdio:
Fa una setmana que el meu fill és mort.
La dona amb ulls rogencs de cansament
li diu que sí i alhora atén les véus
que surten amb sorolls de l´emissora.
Aquest, de fet, és um relat de Txékhov
Allí és um cotxe amb um cavall, i neva.
Sé que el taxista no podrà dormir.
La mort, és dins el puny que alça la vida?
O bé, és la mort el puny on som tancats?
En el relat de Txékhov, al cotxer
li quedarà el cavall per explicar-li
que se li ha mort el fill. De sobte ho sento
dins meu, i que la por s´està gelant,
i encenc un foc per escalfar-nos tots,
el taxista, el cotxer, jo i els meus morts,
tu que m ´estàs llegint
i Txékhov, i tots junts veiem com cau
la vida, com la neu, en soledat.
Un tren nocturn envernissat de rosa
creua els camps d´oliveres a l´albada.
Aqui acabo, cansat, amb son, i alhora
misteriosament feliç, aquest poema.

Share this